Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

El ejercicio de la libertad

Por Cecilia Macarena Pelliza

La libertad se puede pensar, antes que como un estado de cosas, como una serie de acciones de apertura. Nietzsche en Más allá del Bien y del Mal dice que es necesario "darnos a nosotros mismos nuestras pruebas de que estamos destinados a la independencia y al mando; y hacer esto a tiempo". Ese darnos establece entonces la obligación de no eludir esas pruebas, antes bien propiciarlas, fabricarlas, porque lo que se está pensando acá, es justamente, la libertad como un ejercicio en el cual el hacer se impone. Pero no un hacer cualquiera, sino un hacer sobre uno mismo.


Fabricar deriva del vocablo latino 'faber', que significa artesano, obrero, artífice. La invitación es entonces a ser obrero, artífice de uno mismo. Michel Foucault en su curso en el Collège de France de 1982, La hermenéutica del sujeto, decide ahondar en las relaciones entre subjetividad y verdad a partir de otra noción, la de 'inquietud de sí mismo' (epimeleia heauto…

Entradas más recientes

Imagen

El fin de un estar siendo

Agenciamientos y algo más

Marguerite Duras: “…es necesario salirse de donde se está”

Los equipamientos colectivos en la política Argentina

Imagen

Pensar la clínica

Imagen

El desamparo como política para habitar islas desiertas

Imagen

Dioniso, el dios nietzscheano por excelencia

Imagen

Sobre el análisis institucional: Un dispositivo, un mapa

Imagen

Sexto episodio - Encuentro 26/9

Imagen

Tercer episodio - Encuentro 1/9 (5)